por Anyi Vargas hace 6 meses

Un seísmo bajo nuestros pies. (Microrelato)

Danzaban las flores al compás de la brisa, sirviéndonos de espectadoras. Se estremecía el alma mía. Allí, con mi corazón dando brincos, sus ávidos labios besaban los míos. Un beso sutil, y a la par desesperado, buscaba saciar una apetencia que no se regía por límites. Un beso que me despojó de la cordura. Un beso que endulzó mi paladar. Un beso de esos que saben cómo hacerte ir más allá de la troposfera y hacerte navegar entre una miríada de estrellas titilantes. De esos que te hacen delirar con el cielo pero hacen de tu cuerpo un infierno.

Y he aquí lo que sucedió después: acaeció un seísmo bajo nuestros pies y nos alborotó.
La atmósfera se caldeó. La luna cayó aturdida y nos hizo compañía. ¿Qué pasó? Nada más que los estragos del paso de una pasión frenética.

Le gusta a...

Por favor inicia sesión antes de comentar.


Comentarios

Cargando comentarios