por Judith hace 8 meses

Otro septiembre

Septiembre;
días soleados por este lado de mi cama,
tardes de frío por otros sitios de mi mente.
El saco inmenso de pasado continuo
que no se cierra del todo.
Treinta rotaciones,
y algunas oraciones de trasfondo.
Lágrimas que no se olvidan
a pesar de las nuevas risas.
Encuentros inesperados convertidos en lo eterno que tengo y tendré.
Maravillas que se transmutaron en amor.
Despedidas que se transformaron en horror
que rompe el cristal del tiempo y la barrera de los mundos.
La crueldad magnífica de ambas caras:
la enseñanza tras la herida, y la pasión.
El adiós que me mostró que la maldad existe;
que a las personas buenas
les llega el toque de gracia antes de lo pensado.
El amor que me enseñó
que la magia fuera de los cuentos, es real;
que a veces no la mereces, pero la vida te la regala;
y la tomas,
porque la dicha de ser escogida
te eleva el ego de tus anestesiadas alas.
Septiembre;
noches de lunas llenas de nostalgia;
mañanas a tu lado,
en la zona importante del corazón.
Un mes que me da muerte y vida.
Uno para el desahogo,
reescribir los sentimientos,
engavetar algunas cosas,
y volver a soñar.
Uno para llorar por los que ya
no están.
Y para agradecer que luego de esas sombras,
tú,
a pesar de todo,
y después de todo,
siempre estarás.

Le gusta a...

Por favor inicia sesión antes de comentar.


¿Te gusta este texto?

Se el primero en dejar un comentario.