por Nuria de espinosa hace 1 año

Mi libre Albedrío

No hay magia en mis escritos. Solo letras de una soñadora. A veces con el labriego, y otras con un castillo pero la mayoría en soledad.
Matices grises me acompañan en mi libre albedrío.
Es como la oscuridad que empaña mi alma y recibe apatía de los demás. Un escudo forjé en mis entrañas para que nadie lo pudiese traspasar.
No hay matices en mis mañanas, que acompaña mi agonía, son alegorías del karma, que empatiza con mi soledad.
Soy alma soñadora, de virtud y sin vanidad, que viaja entre sueños, camina con tristeza y melancolía por aquellos que no volverán.
Y oigo un melifluo tan delicado desde la lejanía que no puedo expresarlo con palabras; etéreo y a la vez mortal.
Tal vez sea mi limerencia que me obliga a divagar. No hay catarsis en mis venas, ni me quiebra el amor; porque es tan efímero como el silencio de mi corazón.
El cielo se vuelve rojizo, iluminado por los rayos del sol. Soy tan elocuente como inmarcesible y no lo puedo evitar. Añoro los que se han ido y adoro a los que están. Que soy y donde voy, solo la vida lo sabrá.

Le gusta a...

Por favor inicia sesión antes de comentar.


Comentarios

Cargando comentarios