La vieja casa

por Silvia Luz Jiménez hace 6 meses

La Vieja Casa

La noche llega y de la abandonada y derruida casa brotan recuerdos que fluyen como el aroma triste de una flor marchita.
A la orilla del camino, los sauces silenciosos, derraman sus hojas y sus lágrimas por todos los que ya se han marchado: los muertos y los vivos que partieron con el alma muerta.
La luna, desde lejos, acaricia las tapias y baña de perla las grises y agrietadas paredes; mientras el viento, con su música triste, arrastra las hojas secas del camino, dibujando impredecibles torbellinos en el aire.

Triste la casa.
El viento silba y lleva
ocre hojarasca.
Le gusta a...

Por favor inicia sesión antes de comentar.


Comentarios

Cargando comentarios

Poetaínos