por Wilkin Beltré De Óleo hace 2 semanas

La vida me llevó hacia ti

En la búsqueda constante
de la armonía perfecta
entre tu alma y la mía
veía pasar la vida ante mis ojos
y a ella me atreví a cuestionarla
sobre tu paradero;
pero la vida, tan sutil y escueta,
que asombra,
me tomó de la mano
y sin mediar palabras
me llevó al lugar donde habías estado.

Y fui llevado ante un espejo
en el que al mirarme
para mi sorpresa
descubrí que nunca te marchaste de mí
porque habías vivido siempre
en el brillo de mis ojos
y que podía darte vida
y hacerte habitar donde lo quisiera yo.

Desde entonces
no he dejado jamás de verte
y en mi soledad
eres mi fiel compañía.

Figuro siempre tu mirada
en el café de la mañana
en el viento encuentro envueltos
los besos que no me has dado
bajo la lluvia atrapo las caricias
que me has prometido
y en mi lugar preferido
puedo tocar tu rostro
al contemplar la sublime metáfora
del infinito horizonte
en el que se hacen uno solo
el mar y el cielo.

Le gusta a...

Por favor inicia sesión antes de comentar.


Comentarios

Cargando comentarios