por Nuria de espinosa hace 3 semanas

La Lluvia

Amanecía lloviendo
y lloraba mi alma
con la lluvia
que lo empapaba todo.

Una cruel borrasca
inundaba la soledad
y aquellos sentimientos
más secretos y profundos.

Observé la lluvia
rugir en mis entrañas
rompiendo hilo a hilo
la tela que me resguardaba.

Al fin Amanecía
lloviznando en el pasado
y una suave brisa
aclaró los nubarrones.

El engranaje de la maraña
verde esmeralda que abrazó
mis entrañas por el sendero
del desconcierto, fue calma.

El aroma de las amapolas
envolvió el bosque del amor;
los cuerpos entre las plantas
la rama enamorada descansó.

Le gusta a...

Por favor inicia sesión antes de comentar.


Comentarios

Cargando comentarios