por Nuria de espinosa hace 1 mes

La larga espera

Retrasé mis pasos para descansar en un sendero

donde clavaste tus ojos negros, pero ausentes.

Que presagio tan extraño el papel del sosiego,

que absorbe el arcoíris y despliega el petricor.

Que triste es el amor perdido por la trivialidad.

Soy como un barco a la deriva que navega en sueños,

y recuerda que el brillo inesperado la vida lo disolvió.

Veo un haz de luz en la oscuridad al llamarte.

¡Qué oscura la larga espera del poeta!

Le gusta a...

Por favor inicia sesión antes de comentar.


Comentarios

Cargando comentarios