por Nuria de espinosa hace 3 semanas

Hubo un Tiempo

Los recuerdos caducan
sobre un roído cajón,
y solo encuentro una afligida ausencia
que filtra el cerco de una vida en declive
que reflejaba el retrato de su soledad.

Esperó en silencio que un relámpago la iluminase,
la vejez, se había apoderado de las ramas de su alma,
la decadencia emergía impasible con el paso del tiempo marchitando
su ramaje apesadumbrado
por el aislamiento.

Hubo una época en que fue una flor hermosa,
y su penetrante aroma acarició los sentidos,
pero el desánimo humedeció sus bellas hojas
y en este momento el polvo en sus tallos reposa.

Los recuerdos de su época de juventud afloraron
oprimiendo una lenta melancolía abrumadora
en su memoria, que fue un resquicio de su triste soledad.


La luz de una vela blanca,
iluminó las sombras de su habitación,
con una suave oscilación
dónde pareció paralizarse el tiempo.

Colores verdes y rosados resplandecieron,
en los albores de un extraño ocaso
y una señal renació en su interior,
avivando sentidos en su cansado corazón.

Si el reloj dejase de avanzar, miraría hacia atrás,
suspiraría y abrazaría las horas con intensidad
en el reflejo de una vida que late y vibra aún más.

Ahora la vejez le parecía un juego de seducción,
una sonrisa se instaló sobre su rostro marchito
y a pesar de que sus parpados se volvían pesados,
todo fue como un sueño que se le escapó entre las manos.

Le gusta a...

Por favor inicia sesión antes de comentar.


Comentarios

Cargando comentarios