por Wilkin Beltré De Óleo hace 1 año

EN MIS NOCHES

Por ti divagaba mi alma
por el oscuro desierto
que me dibujaba el insomnio
en las noches que te buscaban
con prisa y ansias
a tientas mis manos
y apenas lograban acariciar tu ausencia
que vivía ceñida a mi carne
y descansaba conmigo en mi lecho.

Cruzando el desierto cerraba mis ojos
y lograba hacerte prisionera en mis manos
¡y se alegraba mi sangre!
porque estabas envuelta en mis dedos
y entre ellos saltabas y me gritabas
que te dejabas hacer prisionera en mí
porque esa era tu forma de hacerme libre
en el mundo onírico donde lograba encontrarte
justamente donde te había dejado
a la espera en la noche anterior.

Recuerdo yo que al encontrarte
allí ya no había más desiertos
ni prisiones
ni ansias;
allí solo estabas tú y tu mundo de paz
donde me dabas besos alados
que floreteaban todo mi cuerpo
mi cabeza descansaba en tu regazo
tus ojos eran la luz que me guiaba
y tus manos eran el bálsamo
con que me acariciabas la vida.

Cada día ansiaba
por que llegara al fin la noche
y poder salir a buscarte
sin temor alguno al oscuro desierto
para poder llegar a hacerme libre en ti
colgado al eterno misterio de tus labios.

Le gusta a...

Por favor inicia sesión antes de comentar.


¿Qué te ha parecido?

Se el primero en dejar un comentario.