En la torre

por Silvia Luz Jiménez hace 1 mes

En la torre.

Cuento corto de terror para niños callados


En oscuras noches se escucha el lastimero llanto de un niño que sale de las ruinas de la antigua torre de piedra.

Ese llanto, acompañado de tristes quejidos, decían, provenía de un niño que hace más de cien años había nacido en el viejo castillo.
Era un chico extraño; sabía hablar pero no usaba este medio para hacerse entender, solo con señas manifestaba sus necesidades.
Era mustio, silencioso y callado como los muros de su casa. La madre se angustiaba ante ese silencio que echaba raíces cada vez más profundas en el alma infantil y nunca pudo lograr la cura para tanto silencio.
Ella intentaba, por todos los medios, escudriñar la etiología de la "enfermedad" de su hijo, lo llevaba a cuánto médico, brujo o chamán le recomendaban, sin ningún resultado.
Pócimas, menjurjes y bebedizos eran el pan de cada día, para el pobre, que empeoraba sin poder evitarlo.
Entre las personas al servicio de la casa se encontraba un anciano mayordomo que nunca habían visto sonreír.
En las noches el mayordomo subía, subrepticiamente, a la habitación del niño, y escondiéndose detrás del pesado cortinaje, comenzaba a musitar unos extraños conjuros mientras quemaba aromáticos inciensos.
El niño nunca se percató del hecho; cuentan que el anciano intentaba robar la juventud del niño y poder rejuvenecer o al menos revertir sobre si mismo, el inexorable paso de los años.
Aquella oculta práctica, a repetición, fue haciendo mella en la salud del niño, quien sin saberlo, fue marchitándose, hasta que un día amaneció muerto.
Imposible describir el dolor de la familia, la madre abandonó el castillo para siempre y echó llave a todos los tristes recuerdos que quedaban allí.
En las noches oscuras aún se escucha el llanto del niño que se queja ante el mundo de su fatídica suerte.
Condecorado con una Flor de Oro : 7 174 0 23
Le gusta a...

Por favor inicia sesión antes de comentar.


Comentarios

Cargando comentarios

Poetaínos