por Nuria de espinosa hace 8 meses

En el fondo de mi mente

Ayer no era nadie hoy
tampoco lo soy
pero la ataraxia
desvaria la mente
y me lleva a dirigirme
a un lejano horizonte.
Allí, tosco y sombrío
los ángeles lloran el
dolor de la humanidad.
El manto de nubes
plateadas
son oscuras y en la aurora,
finos hilos de seda dorada
se entrelazan entre sí y
forman un arcoiris purpúreo que resplandece en la oscuridad.
Más allá del pensamiento
se encuentra un mundo de sueño, de ilusión bautizada,
que és como una rosa encantada que forma la enredadera azulada
de un viajero sin pasión.
La remembranza descubre
mi capacidad de amar de
una forma desigual, pura,
casi alocada que duele hasta las entrañas.

Le gusta a...

Por favor inicia sesión antes de comentar.


Comentarios

Cargando comentarios