por Manuel Rod hace 3 semanas

EL VICTIMISTA

Al final
ha crecido tanto el castillo de naipes,
que no ha quedado otra ruta
más que el borde del camino,
porque un simple roce sale más caro
que sobornar al juez supremo

la gota de colirio confundida en los ojos
creyendo ser una lágrima,
una nube de humo haciendo el papel de neblina invernal,
un brazo que jura ser el dedo segundo,
sin darse cuenta
que la oveja y el cazador
son dos caras de una misma cortina

cuando las piedras son acusadas
de provocar la fractura al huevo,
quien antes saltó como un clavadista
sobre el pedregal del suelo
.

Le gusta a...

Por favor inicia sesión antes de comentar.


Comentarios

Cargando comentarios