por Bryan Thomas hace 1 año

El día que viene

En mi afán de querer volver a verte
procuro dejar la charla inconclusa
un café a medias o alguna otra excusa
a ver si nos une otra vez la suerte.

En tu afán de querer ser libre y fuerte
me dejas una esperanza difusa;
no sé si serás inocente o ilusa
o si al mirarme sufrir te diviertes.

Tu palma abierta mi corazón tiene,
(te lo confirma un temblor y un suspiro)
cual sumiso rendido prisionero.

Mientras tanto espero el día que viene
en el cual me mires como te miro
en el cual me quieras como te quiero.

Le gusta a...

Por favor inicia sesión antes de comentar.


Comentarios

Cargando comentarios