por Nuria de espinosa hace 10 meses

El destino

La existencia de la
vida como un pintor
infatigable,
plasma pinceladas
de un profundo
gris oscuro.
La esencia escogida
al azar, apacigua
el espejismo tenaz
de los perseverantes
en el tiempo. 
El anochecer
resplandece entre
luces y sombras
y el reflejo de la luna
sobre las aguas de los
océanos, alumbra
el camino feliz de los
enamorados.
No hay atajos, ni siquiera
el silencio de los desamores
que llega a todos los
rincones del universo.
La limerencia es efímera,
etérea, incluso cuando
las nubes toman un color
rojizo parece un soplo
que se pierde en el viento.

Le gusta a...

Por favor inicia sesión antes de comentar.


¿Qué te ha parecido?

Se el primero en dejar un comentario.