por Judith hace 2 semanas

Dulce oscuridad

Baila para mí,
carne de mi alma,
la que vive en el reflejo que hace tiempo no miro.
Haz que vuelva a cantar.
A desgarrar mi garganta con gritos de vida.
Haz que vuelva a volar
sobre estas ganas que a veces descuido.
Haz que borre al mundo
con sus caras extrañas,
absurdas, abyectas,
borrachas de patrañas.
Mientras mi cuerpo aprende de nuevo a respirar.
Mientras mi sangre recuerda su recorrido
hacia la zona del espíritu que realmente importa.
Haz que se alcen las copas,
y se rompan entre las burbujas del desahogo
por dejar ir a la obstinada anodinia.
Haz que la alfombra roja se deslice
con mis colores preferidos,
aunque no se adapte al caos mundano prepotente;
y que comience la vendimia del olvido,
de lo que no se ciñe a mi felicidad.
Baila, por favor,
este preámbulo nacido de la muerte.
Y aunque moleste,
dañe egos ajenos,
o sea irracional.
Haz que estallen las sombras que tengan que estallar,
para que se devele mi dulcísima oscuridad.

Le gusta a...

Por favor inicia sesión antes de comentar.


Comentarios

Cargando comentarios