Dulce condena

por Carmen Victoria hace 2 meses

Sucumbo a tu encanto,
me rindo ante ti
que alborotas mi sentir
con tu mirada perversa
embrujada de lascivia,
rebosante de incandescentes luciérnagas
que hacen procesión
sobre mi cuerpo azorado,
pues no está acostumbrado
al descaro de tus ojos
y no atina a mediar palabra
mientras mi ropa resbala
cansada ya de mi piel,
que espera desesperada
la lluvia de tus caricias.
Presa soy de esos labios entornados
ansiosos de la dulce condena
de encadenarse a los míos
para trenzarse en un beso infinito.
Presa soy de esos brazos que me abrazan
apresando mis caderas
mientras va "in crescendo" la marea.
Y no, no me preguntes nada,
me entrego en cuerpo y alma.
Moldéame a tu antojo
con tus viriles manos,
como si fuese arcilla,
como vasija de barro,
Porque si algo quiero,
si algo anhelo,
es notar como te adentras en mí
impregnándome de tu elixir.
Siento, sientes,
nos sentimos, fluimos...


Carmen Victoria @cntaengua
Le gusta a...

Por favor inicia sesión antes de comentar.


¿Qué te ha parecido?

Se el primero en dejar un comentario.

Poetaínos