Desde hace varios años

por Nuria de espinosa hace 1 mes

Desde hace ya varios universos,
las personas habitan allá en los cielos,
ocultas por la luna para no descubrir su secreto.

Los ojos de la humanidad brillan entre los planetas,
evitando la parca
y todo lo que la rodea.

Porque la muerte controla los ciclos y espera inerte,
el instante inesperado en que el silencio se muestre.

El tiempo suspira y el reloj expira en un instante
que termina con la luz que cierran los párpados.

Quedan los destinos entrelazados
y las ilusiones perdidas,
donde el ave fénix muestra su rostro,

y el mal abre los caminos; ahí el sutra oculta los tesoros.

¡Qué infierno el espíritu hambriento!

El camino se tuerce en una obsesión,
de una actitud tenaz que prioriza la maldad.

La sabiduría despierta y transmite lo terrenal,
en el desasosiego que despide la esencia vital.
Le gusta a...

Por favor inicia sesión antes de comentar.


Comentarios

Cargando comentarios

Poetaínos