por Bryan Thomas hace 1 año

Cosecha

A la deriva, me arrastra el caudal
que provocan tus labios en los míos
cual canal empapando los sembríos
de tabaco y de café matinal.

A tu merced, me arropa el matorral
que esconde los conucos y bohíos
refugiándome de tus ojos fríos
que al mirarme incitan un temporal.

Alimentada del agua del Yuna
debajo de la sombra de cayena
y arropada en la tierra del Cibao:

Tu cosecha es buena, como ninguna,
y por ella vale cualquier faena
tu piel de canela, miel y cacao.

Le gusta a...

Por favor inicia sesión antes de comentar.


Comentarios

Cargando comentarios