por Heddy Lorenzo hace 3 meses

Cauce

Pulverizó la forma original. Descontento, quería otra presentación. Se afanó, insistía en martillar aquella externalidad. Era un cincelar, recortar, agregar perenne. Nunca llegaba al ideal planteado. Vivía prisionero en la jaula de las mil siluetas. Desdibujándose pasó años. La inevitable flacidez llegó, porque era una característica propia del tiempo. El río buscó su cauce natural, volvió a su dominio, trajo a la figura del principio, desnudó la realidad.

Le gusta a...

Por favor inicia sesión antes de comentar.


Comentarios

Cargando comentarios