por Heddy Lorenzo hace 1 mes

Casita del espanto

La casita del terror se disfraza de amor. Adentro, el caramelo se desvanece. El fenómeno aplica su tortura. Luego, se arregla, asoma a la ventana, ve gente pasar, sonríe. Vuelve a al rincón oscuro. Agrede, intriga, estremece, quiebra, deja caer, lacera. Abre la puerta, risas graciosas al mundo. Estudia su rostro, disfraza la perturbación, publica la mejor pantomima. Regresa a su base. Reinicia.

Le gusta a...

Por favor inicia sesión antes de comentar.


Comentarios

Cargando comentarios