por Manuel Rod hace 2 semanas

POLOS OPUESTOS

La flor se enamoró de un alma de ladrillo,
el carcelero de su presidiario,
la princesa adora al bandido,
la meretriz un ángel solitario

¿ Quién puso cordeles
entre tu puerta y mi ventana ?,
¿ quién hizo tan corto el camino
desde Liliput a Manhattan ?

¿ Quiénes somos tú y yo,
ella, él, nosotros, en esta novela ?,
cada cual ser del otro: un imán
o un número más en la tienda

Porque a veces sima y cima
caen como lápiz y papel de un retrato,
y la chimenea baila con el invierno
pero tropieza con el verano

Como si el fondo del mar tuviera
la pieza faltante del cielo, por eso
la nubes sueñan nadar como peces
bajo el cristal del océano

Le gusta a...

Por favor inicia sesión antes de comentar.


Comentarios

Cargando comentarios