por Wilkin Beltré De Óleo hace 4 meses

A mi musa

Cuando callaron
el mar y sus olas
y enmudecieron sus playas
con su arena y sus costas;
cuando se me negó también la luna
y además el sol y las estrellas
y de paso se fue el cielo
con su azul intenso a rastras
y ocultó de mí sus arcoíris;
ahí estabas tú en mi mente
para ser mi inspiración favorita.

Cuando dejó de ser un motivo
para escribir
el olor de la lluvia al mojar la tierra
o cuando cae sobre ese techo de zinc
debajo del que siempre te he soñado;
cuando el ocaso perdió su color
y el alba dispersó su magia
y se convirtió en simples nubes grises
ahí conmigo estuviste tú
para ser mi consuelo
y compartir mi vida triste.

Cuando la naturaleza en su todo
decidió no decirme jamás nada
me enseñaste tú
que tu mirada podía convertirla en letra
tu voz, aún en silencio
puede ser una canción;
que de tus labios podía escurrir los versos
y que tu cuerpo es mi mayor fuente
para hacerte poesía.


Por favor inicia sesión antes de comentar.


¿Te gusta este texto?

Se el primero en dejar un comentario.