por Nuria de espinosa hace 2 meses

Durante el Crepúsculo

Allá donde el eucalipto centenario, rompe
su silencio,
se enterraron las ilusiones
al viento,
sobre la inexperta vereda.

Allí desde un abismo y un arrebato de crisantemos
el tiempo pierde su rosa en el vergel veloz y decrépito.

La luz del crepúsculo ilumina los pétalos de las acacias
en un lugar donde no importa el arrebato.

En un segundo el miedo no tendrá un mañana...


por Nuria de espinosa hace 2 meses

La larga espera

Retrasé mis pasos para descansar en un sendero

donde clavaste tus ojos negros, pero ausentes.

Que presagio tan extraño el papel del sosiego,

que absorbe el arcoíris y despliega el petricor.

Que triste es el amor perdido por la trivialidad.

Soy como un barco a la deriva que navega en sueños,

y recuerda que el brillo inesperado la vida lo disolvió.

Veo un haz de luz e...


por Nuria de espinosa hace 1 año

Anclada en el ayer

Entre las paredes de mi habitación, juré olvidarte
entre sábanas blancas de
algodón.

Mi corazón quedó varado
en el pozo de los murmullos
que las lenguas del pasado
surcan los ríos desolados.

La catarsis se llevó mi alegría
y dejó la tristeza de un alma herida, en silencio despedida
y el viento arrastra cansada.

El ayer no dejó paso al sedal del anzuelo presente, qu...


por Nuria de espinosa hace 1 año

Sin Alas

Volar para
quien no
tiene alas,
siempre será
un anhelo.
Las ilusiones
son esas alas
que nos hacen
alzar la vista
al cielo.

Soy golondrina
sin alas
pero vuelo,
alzo las manos
y toco el cielo.

Lance un beso
al viento
abrí los brazos
al cielo
la lluvia cubrió
los campos
baño casas y
parques
y el almendro
floreció sereno.

La senda acendrada
de l...


por Nuria de espinosa hace 1 año

La espera

Recuerdo las mañanas
cálidas, bajo tus brazos
el atardecer y tus besos
el anochecer y tus caricias.

Marchaste un viernes al
anochecer y prometiste
que volverías.

Han pasado los años y
sigo cada día al anochecer
esperándote en el puerto;
con sol lluvia o granizo
confío en tu promesa.

Los surcos que las arrugas
dejan en mi rostro, no impide que coja el bastón y siga e...


por Nuria de espinosa hace 1 año

No puedo

Si intento coger mi pluma
mis manos se quedan vacías,
temblorosas temen viajar por
veredas a mundos imaginarios
de los que no logre regresar.

Es el ahogo que siento en el
alma que me llena de soledad,
y enturbia mis cinco sentidos
que perplejos mudos están.

Hay caminos oscuros que no
son idóneos para caminar, y
los senderos son más negros
gobernados por la maldad.

La r...


por Nuria de espinosa hace 11 meses

En mi locura

Cuando el cielo
es gris
mi alma se
vuelve oscura
y abraza la locura.
Cuando el viento
susurra y los
girasoles
miran al cielo,
el sol nace en cada
historia y la luna
brilla, aún más
hermosa.
Y a veces veo un
abismo azulado
pero lejano
y siento que muero
por dentro....


por Nuria de espinosa hace 10 meses

La Coraza

Recuerdas, amado mio, cuando tu amorio se notaba en tus ojos y también en tus sueños...
No tengo tu amor frío se quedó vacio en la alameda,
que cubrió con reflejos de sol
los álamos.
Ya no miro al horizonte ni recogo flores rojizas, camino por los senderos y arranco de mi mente la remembranza que daña.
Cabalgo por los campos
replican las campanas y en los tejados las chimeneas br...


por Nuria de espinosa hace 5 meses

Entre el cielo y el silencio

De cada brizna de hierba,
cae una gota de roció,
en cada gota se refleja un radiante cielo,
y a cada paso, sobre el sol, un potente destello.

Más allá en el amanecer, la magia resurge
y empieza a colisionar contra el suelo,
veo tiritar los arbustos desnudos de flores
y el fluir de los ramajes, puedo contar por cientos.

Infinidad de atractivos brillan en soledad,
y en las copas de ...


por Nuria de espinosa hace 5 meses

Mi Fortaleza

Después de una repentina aspereza, el crepúsculo prometía descomponerse
atropellado por nubarrones,
de tanto en tanto
mi sentido se dirigía al pasado reciente de sus encolerizas palabras.

Ese firmamento tan recóndito
me aportaba más añoranza,
al no percibir ningún recuerdo de felicidad compartida.


La noche veloz, asaltaba mi pensamiento atravesando mi corazón
y quebrando m...


por Nuria de espinosa hace 4 meses

Sueños perdidos

No son las rosas las que florecen en tu alma,
tu alma es clara y alberga espinas,
espinas llenas de sueños que alumbra la aurora,
aurora dolorida en la mañana y el recuerdo,
recuerdo que un tiempo fueron besos,
besos que se tornaron amargos,
amargos y opacos como las caricias,
caricias que un día besaron tu mejilla,
mejilla cristalina en la mirada sonrojada,
sonrojada cómo una bell...


por Nuria de espinosa hace 1 año

El reloj de la vida

Cada noche la melancolía me arranca un lamento que se convierte en sinfonía.
Como una melodía que irrumpe entre los sueños de una opresiva tristeza.
No sé si el tiempo forjó profundas grietas o si tal vez es mi alma quién se inquieta; pero si sé que no puedo escuchar a la nostalgia, ni dejar que la música que armoniza el viejo piano de la vida, siga tocando como un claustro de voces q...


por Nuria de espinosa hace 1 año

Qué sabe nadie

Qué sabe nadie cuál es mi

pensamiento, mi sentimiento.

No te he olvidado, y hoy;

solo queda la esperanza

que el tiempo nos permita

reencontrarnos...

Fuiste para mí como un

volcán que abrasa todo

cuanto toca...

Cómo olvidar tus palabras

de amor, tu llanto cuando

me decías que nunca amaste

así; palabras que se clavaron

en mi alma como una daga
...


por Nuria de espinosa hace 1 año

Durante el otoño

Intento caminar entre montañas y dejar que
la yerba crezca por la
ladera, que los rayos de
sol penetren por la
arboleda junto al resplandor del arcoíris y el canto de las cigüeñas...

Camino firme y constante,
como un colibrí en su aleteo
sin brisa, ni viento,
acompañada por la paz y el silencio.

Y al amanecer cuando
el sol se pone sobre el horizonte y un aurea de luz blan...


por Nuria de espinosa hace 1 año

La tristeza no se alejaba

Una mañana de

otoño

el cielo se tornó

gris.

Sentí la soledad

cubrir mi rostro

pero no se alejaba

de mí.

Le diré a la

tristeza que la

ignoro...

Quizás se aleje

de mi.

Remembranzas y

pesares

en la aurora cobriza

que la mirada de la

melancolía

deja la niebla salir....


por Nuria de espinosa hace 1 año

Carla

Carla estaba sentada sobre el sofá de su salón, perdida entre la vida y la muerte, miraba el corte que acaba de hacerse en la venas de su brazo derecho y sonreía aliviada. Por fin dejaría de sufrir, no valía la pena seguir luchando.
¿Total, para qué? - Pensó, - estaba cansada, muy cansada, llevaba años luchando contra ella misma y no estaba dispuesta a ver cómo las drogas la consumían...


por Nuria de espinosa hace 1 año

El destino

La existencia de la
vida como un pintor
infatigable,
plasma pinceladas
de un profundo
gris oscuro.
La esencia escogida
al azar, apacigua
el espejismo tenaz
de los perseverantes
en el tiempo. 
El anochecer
resplandece entre
luces y sombras
y el reflejo de la luna
sobre las aguas de los
océanos, alumbra
el camino feliz de los
enamorados.
No hay atajos, ni siquiera
el silenci...


por Nuria de espinosa hace 1 año

Quizás Mañana

Si intento caminar entre montañas dejaré que
la yerba crezca por la ladera,
que los rayos de sol penetren por la arboleda
junto al resplandor del arcoíris
y el canto de las cigüeñas.

Caminaré firme y constante,
como un colibrí en su aleteo
sin brisa, ni viento,
y que solo me acompañe la paz y el silencio.

Y al amanecer cuando
el sol se ponga sobre el horizonte y un aurea de...


por Nuria de espinosa hace 1 año

Mi libre Albedrío

No hay magia en mis escritos. Solo letras de una soñadora. A veces con el labriego, y otras con un castillo pero la mayoría en soledad.
Matices grises me acompañan en mi libre albedrío.
Es como la oscuridad que empaña mi alma y recibe apatía de los demás. Un escudo forjé en mis entrañas para que nadie lo pudiese traspasar.
No hay matices en mis mañanas, que acompaña mi agonía, so...


por Nuria de espinosa hace 1 año

El pueblo

El viejo autor evocaba su infancia en sus conferencias. Sus primeras obras literarias que hablaban sobre la vida en el campo, los aperos de labranza y hierro forjado; en realidad su propia infancia rodeada de labriegos arando y cultivando la tierra. Explicaba sus recuerdos, las mujeres bajo el techado tejiendo al amparo del sofocante calor. Y como al anochecer, la plaza del pueblo se llenaba de mu...

Página 2