por Nuria de espinosa hace 10 meses

No puedo

Si intento coger mi pluma
mis manos se quedan vacías,
temblorosas temen viajar por
veredas a mundos imaginarios
de los que no logre regresar.

Es el ahogo que siento en el
alma que me llena de soledad,
y enturbia mis cinco sentidos
que perplejos mudos están.

Hay caminos oscuros que no
son idóneos para caminar, y
los senderos son más negros
gobernados por la maldad.

La r...


por Nuria de espinosa hace 1 año

El dolor del corazón

En el tiempo perecedero
mi negra melancolía lloró
por cansancio y añoranza
de quien la vida me dio...

Hoy, me refugio en mis letras,
mis versos, prosa y poemas,
son el desahogo de mi alma
que desgastada de amor habla...

En mis sueños, mi pluma cansada, me decía que no cesará, erudita o no, y siguiese mi ilusión...

Si las páginas veo blancas
recurro a mi corazón, q...


por Bryan Thomas hace 1 año

Un alma triste

Dios me dio un alma triste
y ojos sin sueño
para que escriba poesía.

Y me dio una noche larga
para que el cuervo de Poe
picara mi ventana.

¡Nunca más!
Y me saca los ojos
y mis cuencas vacías
reflejan las sombras
en un cráneo manchado de tinta
de letras lejanas
y de olvidos.

Dios me dio un alma triste
y manos perezosas
y me quitó la suerte
para que escriba poesía.

...


por Nuria de espinosa hace 1 año

Mi libre Albedrío

No hay magia en mis escritos. Solo letras de una soñadora. A veces con el labriego, y otras con un castillo pero la mayoría en soledad.
Matices grises me acompañan en mi libre albedrío.
Es como la oscuridad que empaña mi alma y recibe apatía de los demás. Un escudo forjé en mis entrañas para que nadie lo pudiese traspasar.
No hay matices en mis mañanas, que acompaña mi agonía, so...


por Nuria de espinosa hace 1 año

Sin ti

Y que importa el ayer
si tú no estás a mi lado
y tu presencia no logro
Olvidar...
Tú esencia permanece
en cada recoveco de las
habitaciones y sombras
que acompañan mi
soledad...
Tus palabras las llevo
en la memoria que
acompaña mi dolor...
Y siempre quedará tu
recuerdo, de todo lo
que hemos vivido...
Eso, nadie nos lo puede
quitar....


por Nuria de espinosa hace 10 meses

La tristeza no se alejaba

Una mañana de

otoño

el cielo se tornó

gris.

Sentí la soledad

cubrir mi rostro

pero no se alejaba

de mí.

Le diré a la

tristeza que la

ignoro...

Quizás se aleje

de mi.

Remembranzas y

pesares

en la aurora cobriza

que la mirada de la

melancolía

deja la niebla salir....


por Bryan Thomas hace 4 meses

Nacerá un paisaje

Bajo la fina capa de tu piel descansa un río
límpido caudal dormido que desemboca en tus ojos
en tu mirada clara

Vas a meditar sobre laureles
sobre el secreto de las plantas y el camino
del sauce
del pino
del contorno rústico del campo

Vas a cantar sobre el vacío
alimentando ecos
recitando abonos
germinando senderos acústicos y cerrados
y nacerá un paisaje de tus dedos
y nac...


por Bryan Thomas hace 3 meses

III

Alborada viva de faroles
en tus copas
las aves de hojalata que anidan
en el caucho y la resina

Tus ruidos, tu calor y tus soles
los cristales que duermen cuando callas
y tus calles
de llama
de aceite
de humo
las esquinas donde cantan tus bemoles
y las venas que recubres de tu asfalto

La belleza de tu urbe me socava
alborada de concret...


por Nuria de espinosa hace 2 meses

Sueños perdidos

No son las rosas las que florecen en tu alma,
tu alma es clara y alberga espinas,
espinas llenas de sueños que alumbra la aurora,
aurora dolorida en la mañana y el recuerdo,
recuerdo que un tiempo fueron besos,
besos que se tornaron amargos,
amargos y opacos como las caricias,
caricias que un día besaron tu mejilla,
mejilla cristalina en la mirada sonrojada,
sonrojada cómo una bell...


por Nuria de espinosa hace 2 semanas

En la noche quebrada

Cada noche la melancolía me arranca un nuevo lamento
que se convierte en sinfonía en mis horas de tormento.

Parece como una melodía que se abre al viento
evocando la madurez que avanza entre los sueños.

No sé si llegó el tiempo y forjó profundas grietas
o si tal vez, es mi alma quién se inquieta.

Pero sé que no puedo escuchar a la nostalgia,
ni oír la música que armo...