por Nuria de espinosa hace 3 meses

No puedo

Si intento coger mi pluma
mis manos se quedan vacías,
temblorosas temen viajar por
veredas a mundos imaginarios
de los que no logre regresar.

Es el ahogo que siento en el
alma que me llena de soledad,
y enturbia mis cinco sentidos
que perplejos mudos están.

Hay caminos oscuros que no
son idóneos para caminar, y
los senderos son más negros
gobernados por la maldad.

La r...


por Nuria de espinosa hace 4 meses

La tristeza no se alejaba

Una mañana de

otoño

el cielo se tornó

gris.

Sentí la soledad

cubrir mi rostro

pero no se alejaba

de mí.

Le diré a la

tristeza que la

ignoro...

Quizás se aleje

de mi.

Remembranzas y

pesares

en la aurora cobriza

que la mirada de la

melancolía

deja la niebla salir....


por Nuria de espinosa hace 5 meses

El dolor del corazón

En el tiempo perecedero
mi negra melancolía lloró
por cansancio y añoranza
de quien la vida me dio...

Hoy, me refugio en mis letras,
mis versos, prosa y poemas,
son el desahogo de mi alma
que desgastada de amor habla...

En mis sueños, mi pluma cansada, me decía que no cesará, erudita o no, y siguiese mi ilusión...

Si las páginas veo blancas
recurro a mi corazón, q...


por Nuria de espinosa hace 5 meses

Sin ti

Y que importa el ayer
si tú no estás a mi lado
y tu presencia no logro
Olvidar...
Tú esencia permanece
en cada recoveco de las
habitaciones y sombras
que acompañan mi
soledad...
Tus palabras las llevo
en la memoria que
acompaña mi dolor...
Y siempre quedará tu
recuerdo, de todo lo
que hemos vivido...
Eso, nadie nos lo puede
quitar....


por Bryan Thomas hace 6 meses

Un alma triste

Dios me dio un alma triste
y ojos sin sueño
para que escriba poesía.

Y me dio una noche larga
para que el cuervo de Poe
picara mi ventana.

¡Nunca más!
Y me saca los ojos
y mis cuencas vacías
reflejan las sombras
en un cráneo manchado de tinta
de letras lejanas
y de olvidos.

Dios me dio un alma triste
y manos perezosas
y me quitó la suerte
para que escriba poesía.

...


por Nuria de espinosa hace 6 meses

Mi libre Albedrío

No hay magia en mis escritos. Solo letras de una soñadora. A veces con el labriego, y otras con un castillo pero la mayoría en soledad.
Matices grises me acompañan en mi libre albedrío.
Es como la oscuridad que empaña mi alma y recibe apatía de los demás. Un escudo forjé en mis entrañas para que nadie lo pudiese traspasar.
No hay matices en mis mañanas, que acompaña mi agonía, so...