por Nuria de espinosa hace 11 meses

No puedo

Si intento coger mi pluma
mis manos se quedan vacías,
temblorosas temen viajar por
veredas a mundos imaginarios
de los que no logre regresar.

Es el ahogo que siento en el
alma que me llena de soledad,
y enturbia mis cinco sentidos
que perplejos mudos están.

Hay caminos oscuros que no
son idóneos para caminar, y
los senderos son más negros
gobernados por la maldad.

La r...


por Nuria de espinosa hace 1 año

Cuando aún queda amor

La lluvia, que baña
la rosa...
De pétalos rojos
y suave aroma.

La lluvia, que a las
plantas calma la
sed...
Y los niños en sus
charcos saltan.

Lluvia, agua clara
serena y alada
que riega los ríos
y se viste de gala.

Quizás sean tus
pensamientos,
que por la noche se desahogan o quizás
sea mi llanto.

La lluvia cae sobre la tierra,
oprime mi pena y
riega los sue...


por Nuria de espinosa hace 1 año

Mi libre Albedrío

No hay magia en mis escritos. Solo letras de una soñadora. A veces con el labriego, y otras con un castillo pero la mayoría en soledad.
Matices grises me acompañan en mi libre albedrío.
Es como la oscuridad que empaña mi alma y recibe apatía de los demás. Un escudo forjé en mis entrañas para que nadie lo pudiese traspasar.
No hay matices en mis mañanas, que acompaña mi agonía, so...


por Nuria de espinosa hace 2 meses

La luna y el cometa

Entre rezos y diademas
hoy escribo este poema,
como un relicario que sereno
reposa entre mis manos.

Al compás de una canción,
es la luna y su gran pasión.
En las noches, se refleja
en su espejo, el mar.

Y su luz, como un destello
en tu camino, llega hasta ti,
para iluminar tu destino.

No hay pensamiento
tan solo olvido,
dos almas y la noche,
la luna,
no tiene reproches...


por Nuria de espinosa hace 2 meses

Con la aurora

Cada día al amanecer
descubro un nuevo
anochecer...
Mi cama despierta vacía
y llora tu ausencia cobriza,
¡Duele el alma!
Que perece en tus ojos azabache
y resucita con tu mirada.
¿Qué soy?
Si siento que me encuentro en un pozo negro,
y me ahogo al no poder respirar.
Que frío el arrebol vespertino que inunda el amor,
y lo disipa junto al arcoíris.

....