por Nuria de espinosa hace 5 meses

Como el mar en calma

Al anochecer el recuerdo impenetrable de tu despedida ahoga mi alma de una forma abrumadora. Evocar aquellos días puede llegar a ser aterrador...



Navego en un océano en calma, cuya suave brisa desgasta mi rostro; no puedes alcanzarme, ni interrumpir la serenidad que fluye de mi interior como un rayo de luz ilumina el horizonte.

Hoy, el recuerdo de tus palabras, de tu despedida, me invade...
Poetaínos