por Nuria de espinosa hace 10 meses

Anclada en el ayer

Entre las paredes de mi habitación, juré olvidarte
entre sábanas blancas de
algodón.

Mi corazón quedó varado
en el pozo de los murmullos
que las lenguas del pasado
surcan los ríos desolados.

La catarsis se llevó mi alegría
y dejó la tristeza de un alma herida, en silencio despedida
y el viento arrastra cansada.

El ayer no dejó paso al sedal del anzuelo presente, qu...